Visibilización de la investigación II: blogs, portales, redes sociales y revistas de difusión cultural.

¿Por qué difundir la investigación? En la entrada de octubre comentaba que me parecía de justicia que el contribuyente que paga tu investigación con sus impuestos pueda luego consultarla, pero no mencioné otras dos razones que creo que son importantes para dar visibilidad a la investigación: el aumento de citas que otros colegas pueden hacer de nuestro trabajo al haber tenido un fácil acceso al mismo, y la valoración que se hace en diversos sistemas de evaluación (incluyendo la española ANECA) de “otros méritos” que incluyen los artículos de difusión y el compromiso social y cultural del trabajo del investigador. Todo en conjunto nos impulsa a buscar plataformas más allá de las revistas académicas para dar visibilidad a la investigación. Aquí mencionaremos algunas clasificadas por tipos:

Redes sociales

Me refiero no solo a poner el artículo que acabas de publicar en tu página de Facebook, que me parece estupendo que lo hagas, sino a ponerlo en redes especializadas como Academia.edu, Researchgate y LinkedIn. Conseguirás visibilidad en búsquedas en Google y otros buscadores, comentarios de colegas y más lectores. En Academia.edu tienes la oportunidad de subir ideas o bocetos e invitar a colegas a que den ideas y sugerencias. En Researchgate puedes lanzar una pregunta a la que contestarán otros colegas versados en el tema. Puedes probar también a completar tu perfil en google académico para ver las veces que te citan (o las veces que Google sabe que te citan).

Como imagino que ya sabrás, Academia.edu te da la posibilidad de colgar tu artículo completo en la web. Por muy de justicia que sea el acceso público a la investigación, tal y como está organizada la empresa editorial hoy día, puedes llegar a tener problemas legales si la revista o la editorial en la que has publicado tu investigación no te dan permiso para colgarla en la web. Algunas revistas te dejan hacerlo después de un año de publicar tu artículo, otras te dejan publicarlo sin paginación, en una versión anterior a la revisión por pares… y hay unas cuantas que no ponen problemas en publicarlo completo desde el principio ¿Cómo sabremos si es legal publicar un artículo dado en una red social? Hay muchos comentarios en la red con respuestas dispares a esta pregunta. Dejando aparte el parecer de cada uno, la herramienta que mejor nos puede ayudar es Sherpa/Romeo, una página británica promovida por la Universidad de Nottingham que con una rápida búsqueda te indica los criterios y limitaciones de difusión que impone la revista que te interesa.

Versión breve

Me refiero a considerar la posibilidad de poner una versión reducida de tu investigación al alcance de un amplio público. Hay varias maneras de hacer esto: por un lado se pueden buscar revistas que acepten artículos de difusión científica o cultural. En mi caso publiqué con Perro Berde, una revista de cultura hispanofilipina que edita la Embajada de España. Otros compañeros escriben artículos esporádicos en la sección de cultura de periódicos generalistas. Algunas revistas académicas aceptan “notas”, artículos breves y sin tanto aparato crítico, como es el caso de Revista chilena de literatura. Otras revistas culturales sin revisión por pares también tienen amplia difusión y reconocimiento, siendo quizás dos de los casos más prominentes el de la Revista de occidente y el de Cuadernos hispanoamericanos, editado por la Agencia Española de Cooperación Internacional. El problema que veo a ambas revistas es que los mecanismos de aceptación de publicaciones son algo opacos, pero se puede intentar escribir a la redacción: redaccion.cuadernoshispanoamericanos@aecid.es para Cuadernos Hispanoamericanos revistaoccidente.coordinacion@fogm.es para Revista de Occidente.

Blogs

Esta manera de difusión de la investigación y el conocimiento quizás sea la que esté más en boga. Muchos proyectos, tanto digitales como analógicos, tienen un blog explicativo del proceso en el que ponen al alcance de todos tanto la metodología utilizada (por si fuera de utilidad a la comunidad académica), como los resultados. Pongamos el ejemplo de la edición crítica digital de las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio que está llevando a cabo la Universidad de Valladolid y que se detalla en este blog. ¿Por qué no crear un blog de tu proyecto? ¿O un blog con resúmenes de tus publicaciones?

Proyectos Digitales enciclopédicos

Otra manera de hacer saber al mundo sobre lo que haces en tus largas tardes de bibliotecas es unirte a alguno de los muchos proyectos digitales enciclopédicos que se están llevando a cabo hoy día, o proponer uno tú mismo. Un ejemplo de proyecto en red es Edi-Red, Editores y Editoriales Iberoamericanos (siglos XIX-XXI). Está promovido por el grupo Gicelah del CSIC y se realiza en la plataforma de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes como un portal de la misma. El proyecto consiste en un censo y un reseñas de editoriales y editores para crear una base de datos a partir de la cual realizar investigaciones sobre historia de la Edición en el mundo hispánico, todo en línea, gratuito, abierto… Puedes colaborar por ejemplo, haciendo una semblanza de un editor o casa editorial, o colección que no se haya propuesto todavía, o haciendo la semblanza de la edición en un país si tu campo de estudio es un país o una región que aún no haya hecho nadie. Para participar puedes ponerte en contacto con Pura Fernández en  edicion.iberoamericana@cchs.csic.es (Por supuesto tu nombre saldría en los créditos y en la semblanza en cuestión).

A imagen y semejanza de este hay muchos más proyectos, lo cual tiene que ver con la vocación de trabajo colectivo y abierto de las Humanidades Digitales, pero ¿y si ninguno te convence? O ¿Y si quieres crear el tuyo propio? De entre las mil formas de hacerlo que pueden existir desde mi experiencia os sugiero que presentéis sin miedo un proyecto a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. En su compromiso de difusión cultural poniendo la literatura al alcance de todos, gestionan y albergan decenas de portales temáticos, desde “Novela histórica española” a “Libros de caballerías” y de personalidades de la literatura. Fue con ellos que creé hace un par de años el “Portal de literatura filipina en español” porque fue la manera más fácil que se me ocurrió de hacer accesible libros filipinos fuera del archipiélago. La experiencia se me hizo larga en ocasiones (presenté el proyecto en 2012 por email y la biblioteca se inauguró en 2014), pero fue muy efectiva: desde el Taller digital de la Universidad de Alicante le dan forma a tu idea y son bastante flexibles y pacientes. Ellos mismos mandan una nota de prensa en español y en inglés a los medios internacionales que ellos conocen y otros que tú sugieras. Como los tiempos son los que son, debo añadir que no conocía a nadie de la junta: se me ocurrió, les escribí con mi idea, me pidieron un proyecto formal, lo presenté, lo debatieron en la junta, lo aceptaron y me concedieron 1.500 euros de ayuda para su ejecución, todo de forma bastante transparente.

¿Se os ocurren más maneras de dar visibilidad de la investigación? ¿Conocéis otros blogs, revistas o proyectos en los que los socios de BETA podamos participar? ¡Animaos a comentar!

Rocío Ortuño Casanova.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s